SEGUNDO CIRCULO EXPERIENCIAS ALTERNE© todos los derechos reservados

0989820207 - 0958913417  zeldapremium.69@gmail.com

Quito - Ecuador 

  • Zelda Zonk

4 mitos sobre trabajo sexual voluntario.

Updated: Mar 21

Para este post me parece indispensable entender a que se denomina "trabajo sexual voluntario": Personas mayores de edad que sin coacción de terceros deciden ejercer trabajo sexual en cualquiera de sus modalidades, pornografía, masajes, bailes, full service, etc.


Esto nos permite contextualizar ligeramente el estigma o cortina de prejuicios que impiden relacionarnos con nuestra proveedora de servicios sexuales.


El tema de los mitos sobre la sexualidad en general y sobre el sexo servicio en particular tiene raíces vastas y profundas que se vuelven palpables no solo en la mirada moral del otro sobre el trabajador, sino en una serie de leyes y normas legales que obstaculizan la labor.


Voy a citar un par de referencias para explicar mejor esta definición, pero de ninguna manera representan un análisis profundo. Dejo los links para que puedan saciar su curiosidad sobre el tema.



El documento "Trabajo Sexual como Trabajo" publicado en el 2017 por la NSWP (Global Network of Sex Work Projects) basándose en el premiado informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) afirma:

El trabajo sexual es ante todo una actividad generadora de ingresos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que las personas que ejercen el trabajo sexual apoyan entre cinco y ocho personas con sus ingresos. Las personas que ejercen el trabajo sexual también contribuyen a la economía. En cuatro países encuestados, la OIT encontró que la industria del sexo proporciona entre el 2 y el 14 por ciento del producto interno bruto."

Información que recomiendo sea contrastada con lo que según la ONU (Organización de las Naciones Unidas) es la trata de personas.


Especial atención merecen los seres humanos que aunque ejerzan trabajo sexual de forma voluntaria son migrantes, no cuentan con una red de apoyo (amigos, familia), la situación legal es adversa, sufren la exclusión social y sus posibilidades se ven muy limitadas.


Librarnos del estigma entendiendo todas las aristas del mundo del trabajo erótico-sexual es el primer paso para ayudar de manera efectiva a las verdaderas víctimas y dotar de derechos a los trabajadores.


1. LAS MUJERES CAEN EN LA PROSTITUCIÓN PORQUE CARECEN DE OPCIONES. (COMPLETAMENTE FALSO)


Siendo consecuentes con la definición precedente podemos afirmar que la persona que decide ejercer el sexo-servicio lo escoge frente a otras opciones que le parecen menos ventajosas o atractivas.

Es así que, prefiere la prostitución a limpiar casas, prefiere la pornografía a ser cajera de un banco, prefiere dar masajes a cuidar niños o ancianos, prefiere hacer webcam a ser vendedora.


Y este ejercicio no tiene absolutamente nada que ver con la jerarquización de roles laborales, simplemente se considera el trabajo sexual una opción más atractiva que otras.


Lucrar de mi sexualidad me da:

Flexibilidad de horarios. Lo que se traduce en tiempo para lo que yo considero realización personal, estudiar, ir al gimnasio, escribir, cuidar de mi familia, no someterme a cargas exageradas de estrés cumpliendo un horario de 8 horas.


Ganancias líquidas. En caso de ser una escort, webcamer, productora de contenido independiente ganas el 100% de tu trabajo.


Rápido ROI. El trabajo sexual como otros trabajos requiere inversión en ropa, juguetes, publicidad, maquillaje, materiales para transmisión, fotografía, etc. Pero la recuperación es bastante rápida.


Libertad Creativa. Se me permite crear mi imagen y mi propio contenido.


Ganancias diarias, en efectivo.


Independencia económica. Me he permitido solventar los gastos de vivir sola y no depender de mis padres ni vincularme en una relación por dependencia económica.


Fijar mi tarifa. Atendiendo al mercado y a lo que puedo ofrecer no solamente en el ámbito estético puedo fijar los precios de mis servicios que podrían o no limitarse a la prostitución.


Experiencias. A través de mi publicidad puedo escoger el tipo de gente con el que me relaciono, y obtener los mejores momentos al ponerme en una situación única pues tanto el cliente como yo no tenemos ni un pasado ni un futuro, no es necesario impresionar además compartimos esa zona gris de identidad donde nos despojamos de todo los títulos.


No cuestiono que el acceso a las ventajas antes descritas pueda corresponder con un grado de auto gestión propio de una educación o experiencia avanzada, sin embargo, así son todos los trabajos, con el dinero que ganas inviertes en prepararte, en material para ampliar tu negocio o emprendimiento, es cuestión de esfuerzo y trabajo, no es que si vas a ejercer otra profesión mágicamente serás menos mediocre, este al igual que otros trabajos requiere preparación, esfuerzo y perseverancia.



El más grande contra: la culpabilización de la trabajadora, muchas veces sufrimos ataques, agresiones, violencia, exclusión y esto no porque la trabajadora de alguna manera se lo merezca o lo haya buscado al aceptar realizar este trabajo. Sino por todo lo que he explicado, el tabú sexual, el estigma, el prejuicio que generan un vacío legal.


Al considerar a todos los proveedores de servicios sexuales víctimas se pierde el énfasis y la efectividad en la localización de las verdaderas víctimas de trata.


2. LAS SEXO-SERVIDORAS VENDEN SU CUERPO O CONSENTIMIENTO.

(COMPLETAMENTE FALSO)


El trabajo sexual pertenece como actividad económica al sector servicios de entretenimiento para adultos, es decir, nosotros ofertamos satisfacción a una necesidad erótica o emocional.

No ofrecemos una pierna, un ojo o agujeros para ser penetrados, vendemos nuestro tiempo no nuestro cuerpo, por eso cuando se agota el tiempo del servicio nos vamos.


No aceptamos cualquier imposición del cliente, hay muchas chicas que no permiten grabar o tomar fotos, no ofrecen anal, no realizan tríos. Preparamos de antemano una lista de servicios que podemos cumplir y si el cliente acepta estas condiciones el encuentro de da.


No es una violación consentida. Pretender que la violación es algo tan común y contradictorio que puede darse dentro del ámbito del consentimiento deja desprotegidas a las verdaderas víctimas de violación que realmente no pueden consentir, como los niños.




El cliente no desfoga en nosotros su violencia o perversiones. La mayoría de ataques feminicidas se dan dentro de relaciones de amor romántico. Regularmente nos llegan descripciones subjetivas de lo que se considera grotesco en la interacción sexual y casi siempre están mediadas por valores estéticos como la edad, asepsia o la contextura del cliente, todo gracias a este asco inculcado por el sexo, se describen felaciones aberrantes a 20 usd y son las mismas que el resto hace gratis. Pero se tiene el imaginario que como hay dinero de por medio entonces es malo o sucio, o como no hay amor de por medio no queremos realizarlo.


Hay escorts que tienen más probabilidades de marcar estos límites pues son independientes y están empoderadas entendiendo todo lo referente a la culpa y el estigma, otras no tanto, están sometidas a terceros o se auto culpan por ejercer esta actividad iniciando un círculo vicioso de autodestrucción donde creen que merecen la imposición, el maltrato o el castigo.


Pero sin excepción todas sabemos que el sistema legal y de justicia nos tiene desamparadas por lo que hemos inventado muchas formas de protección y auto cuidado para hacer respetar nuestros límites. Al considerarnos víctimas nos quitan esta posibilidad de organización y autodefensa.


3. SER TRABAJADORA FULL SERVICE ES "SOLO ABRIR LAS PIERNAS".

(COMPLETAMENTE FALSO)


Detrás de cada obra, trabajo realizado, hay un esfuerzo, hay un conjunto o una persona que ha luchado para tenerlo ahí, aunque desconozcamos el proceso no quiere decir que no exista.

Infravalorar el trabajo ajeno es más que nada producto de nuestra ignorancia o mala voluntad para obtener un descuento o acceder a bienes que no podemos tener por nuestra incapacidad económica.


Mujer de la vida fácil, de la vida alegre, de la vida galante son algunos de los adjetivos que han perseguido a las trabajadoras sexuales para estigmatizarlas como víctimas o ignorantes, vagas, amantes de la vida sin complicaciones más que nada en contraposición a la madre abnegada que cuida y trabaja duro por su familia, a la buena mujer.



Realmente si existe una jerarquización que implica un nivel de inversión y esfuerzo más o menos complicado, por ejemplo una webcamer que sabe idiomas, configurar su sala y ha invertido en sus juguetes, cámara, luces, escenario no es lo mismo que aquella que transmite en chaturbate con la cámara del celular.


El mismo estigma hace que las chicas no sean conscientes de que esto es un trabajo y que como tal requiere esfuerzo, capacitación y dedicación aún así siempre la escort que de forma creativa brinde un extra a sus clientes recibirá más visitas, tendrá la agenda más llena. Es un sistema meritocrático que recompensa el esfuerzo, más que el físico.


Algo que parece tan sencillo como las fotos o los textos para los anuncios han requerido un proceso de decisión sobre tarifas, logística de encuentro, contratación de servicios fotográficos y no atraerá al segmento de clientes escogido algo que no represente la imagen que la trabajadora ha creado.


El trabajo en redes sociales, atención de los interesados, inversión son solo algunas de las ocupaciones que una sexo servidora que ha entendido el esfuerzo de la labor hace a demás de abrir las piernas.


4. Son un foco de enfermedades de transmisión sexual.

(COMPLETAMENTE FALSO)



Por tanto se recomienda que el uso de preservativo sea obligatorio en toda interacción sexual, pues el matrimonio ni el noviazgo aseguran la fidelidad ni remplazan al condón.


En Ecuador las trabajadoras del sexo están reguladas con el carnet profiláctico por el Ministerio de Salud, se someten a exámenes mensuales para descartar la presencia y propagación de enfermedades de transmisión sexual. Dicho carnet es requisito indispensable para trabajar en cualquier club alterne en el país.


Las escorts como parte de su labor se informan de como cuidarse de ETS, uso del profiláctico, actividades de riesgo, signos de alarma, etc.


Las trabajadoras anuncian por internet no están sometidas a la revisión mensual, sin embargo, es obligación del cliente solicitar los exámenes a su proveedora de servicios sexuales, e informarse. El 43% de los portadores de VIH no saben que lo son por tanto los clientes tienen la misma responsabilidad que la trabajadora sexual de realizarse exámenes periódicos, recordemos que los contagios no se dan necesariamente en una relación paga sino en relaciones de pareja.

"Franklin Bajaña Loor, director nacional de Estrategia, prevención y control del Ministerio de Salud Pública, informa que en la actualidad la epidemia de VIH está concentrada en dos grupos: 

Mujeres transfemeninas: 34% en Quito y 20% en Guayaquil. Hombres que tienen sexo con hombres (HSH): 16,5% en Quito y  11,2 en Guayaquil.(i)"


El incremento en la incidencia de VIH en los migrantes es un asunto que se debe tratar con pinzas, el estigma y las exclusiones que sufren las trabajadoras sexuales migrantes hacen que sean más propensas a caer en mafias, o terceros que las obligan a bajar los precios o realizar prácticas de riesgos. De igual manera clientes irresponsables que pretenden aprovecharse de su indefensión y vulnerabilidad las presionan para aceptar cualquier pago y transgredir prevenciones de salud.